Transformación de una antigua estructura en un edificio de diseño

Transformación de una antigua estructura en un edificio de diseño | Iluminación.net Transformación de una antigua estructura en un edificio de diseño | Iluminación.net Transformación de una antigua estructura en un edificio de diseño | Iluminación.net Transformación de una antigua estructura en un edificio de diseño | Iluminación.net Transformación de una antigua estructura en un edificio de diseño | Iluminación.net Transformación de una antigua estructura en un edificio de diseño | Iluminación.net Transformación de una antigua estructura en un edificio de diseño | Iluminación.net Transformación de una antigua estructura en un edificio de diseño | Iluminación.net

La arquitecta Ana Coelho llevó a cabo un impresionante reciclaje de una casa del siglo XIX en un edificio de diseño, conservando los materiales esenciales de la construcción original.

Esta renovación fue un desafío para la Arquitecta Ana Coelho, quien preservó la estructura y los materiales originales del edificio. Si bien logró conservar las antiguas técnicas que datan de 1850 como la mampostería, el trabajo de la madera y el yeso original, se debieron efectuar transformaciones radicales porque esta antigua casa también fue utilizada como escuela.

El objetivo final fue combinar armónicamente el origen de la estructura y remodelarla para que tengan lugar nueve departamentos que se distingan por el diseño del trabajo tradicional y el diseño moderno.

A pesar de contar con un presupuesto limitado, se realizaron las restauraciones necesarias para conservar los elementos originales e integrarlos en el proyecto de diseño actual. En consonancia con este estilo, se diseñaron los nuevos elementos con la finalidad de lograr un juego enriquecedor de los materiales. 

Bajo esta premisa, se reciclaron las maderas de los pisos en muebles incorporados y en la arquitectura, y en su lugar se colocaron losas aisladas para mejorar la calidad de la estructura. A su vez, los detalles del diseño contemplaron los materiales más típicos de Portugal, incorporando azulejos de distintos colores en los baños y cocinas, y el mármol blanco. 

Además, para mejorar la vista de los departamentos, se colocó una pieza de Cedro del Líbano en el jardín que requiere bajo mantenimiento. De esta manera el paisaje acompaña a la construcción, incluso durante la noche cuando un exclusivo sistema de iluminación alumbra.