La renovación de un centenario depósito ferroviario en el Mercado Forks

La renovación de un centenario depósito ferroviario en el Mercado Forks | Iluminación.net La renovación de un centenario depósito ferroviario en el Mercado Forks | Iluminación.net La renovación de un centenario depósito ferroviario en el Mercado Forks | Iluminación.net La renovación de un centenario depósito ferroviario en el Mercado Forks | Iluminación.net La renovación de un centenario depósito ferroviario en el Mercado Forks | Iluminación.net La renovación de un centenario depósito ferroviario en el Mercado Forks | Iluminación.net

El Mercado Forks Food Hall actualmente es uno de espacios públicos más conocidos de la ciudad canadiense, acoplando su historia como antiguo depósito ferroviario a un moderno patio de comidas sumamente popular.

Este proyecto de 975m2 en Winnipeg, Canadá, es uno de los puntos de interés público más destacados de la localidad. El Mercado Forks Food Hall es un espacio de reuniones sociales accesible a toda la comunidad, y fue renovado durante el año 2016 para configurar la construcción en dos funciones: un patio de comidas y una división destinada a eventos.

La firma Number TEN Architectural Group llevó a cabo la modernización teniendo en cuenta la nueva estructuración y la importante historia del edificio. Históricamente, los espacios ubicados en bifurcaciones se emplearon para el acopio de productos y las tiendas comerciales. Este edificio, que se conformaba por dos estructuras, funcionó desde la última parte del siglo XIX hasta 1980 como un espacio ferroviario. Las antiguas paredes que hoy sostienen al patio de reuniones públicas antes fueron el abrigo del ferrocarril, donde se almacenaban talleres y máquinas para arreglar y componer vagones y piezas de los trenes. A finales del siglo XX, se edificó un vestíbulo que agrupó los dos apéndices de las construcciones para dar origen al hoy conocido como Mercado Forks.

El relato industrial es la base del diseño que se puso en escena durante la remodelación de este año. La zona de compras y habitada por distintos puntos de comida hoy tiene una imagen marcada por su pasado vinculado a las ferrovías. Los diseñadores eligieron distintos elementos que celebran la historia ferroviaria canadiense, revistiendo el interior de distintas piezas metálicas. El acero bruto forjado artesanalmente por herreros se combina con accesorios de madera natural que destacan la biografía del antiguo taller. Además, se añadieron estructuras de acero que revisten partes de los locales, utilizando vigas y canales expuestos que hacen referencia al transporte ferroviario. Incluso las superficies de color verde azulado fueron renovadas a un gris oscuro, pero conservando los componentes originales de la estructura. 

Por último, toda la remodelación fue acompañada de lámparas LED para redefinir los espacios de reunión y brindar un nuevo carácter a la antigua estructura, actualmente modernizada y expectante de los visitantes de su patio de comidas.