Cómo está ayudando la realidad virtual a la industria de la iluminación

"¿Cómo debemos cortar el sol / Dividirlo y hacer bloques / para construir un palacio rojizo?" Se preguntó Wallace Stevens en su poema de 1918 Arquitectura para la Adoración de la Belleza. Inspirado por el verso, Louis Kahn, en su ensayo La habitación, la calle y el acuerdo humano, parafraseó: "¿Qué trozo de sol entra en tu habitación?" El gran arquitecto también pasó toda su carrera experimentando con estos protagonistas duales: la luz y la sombra. La obsesión de Kahn con la luz, y en particular con el control arquitectónico de la misma, influyó en incontables arquitectos, entre ellos Peter Zumthor y Tadao Ando.

"¿Cómo debemos cortar el sol / Dividirlo y hacer bloques / para construir un palacio rojizo?" Se preguntó Wallace Stevens en su poema de 1918 Arquitectura para la Adoración de la Belleza. Inspirado por el verso, Louis Kahn, en su ensayo La habitación, la calle y el acuerdo humano, parafraseó: "¿Qué trozo de sol entra en tu habitación?" El gran arquitecto también pasó toda su carrera experimentando con estos protagonistas duales: la luz y la sombra. La obsesión de Kahn con la luz, y en particular con el control arquitectónico de la misma, influyó en incontables arquitectos, entre ellos Peter Zumthor y Tadao Ando.

Kynthia Chamilothori comparte esa fascinación. Candidato a un doctorado en el Laboratorio de Rendimiento Integrado en Diseño (LIPID) en EPFL, el proyecto está basado en la investigación de Chamilothori sobre los patrones de luz y la forma de la sombra en que percibimos los espacios arquitectónicos. Pero, aunque Kahn y otros arquitectos hacen más uso de la intuición, Chamilothori tiene un método mucho más científico. Usa una herramienta que no estaba disponible para los grandes maestros: la realidad virtual.

Así, los usos más visibles de la VR en arquitectura se hicieron cada vez más frecuentes en la comunicación entre arquitecto y cliente. Chamilothori trabaja con la experiencia en VR. Una de sus recientes investigaciones consiste en monitorear los movimientos de cabeza de los participantes en escenas con diferentes características arquitectónicas, de luz natural y buscando patrones.

"Se plantean una serie de preguntas interesantes", explica. "¿Qué parte del campo de visión pasaron más tiempo explorando? ¿Este comportamiento difiere entre espacios, o entre escenas con luz difusa o parches de luz solar en el mismo espacio? ¿Hay rasgos comunes en las áreas más frecuentemente exploradas de la escena? ¿La actitud sugiere la atracción o lo contrario hacia características particulares del espacio arquitectónico, tales como el contraste o la distribución ligera en la escena? o evitar las particularidades del espacio arquitectónico, tales como los detalles, el contraste o la distribución de la luz en la escena?

Y es posible investigar esto con Realidad Virtual 

La arquitecta sostiene que la Realidad Virtual se utiliza mejor en una fase posterior del proceso de diseño: "En la fase de diseño inicial, me gusta la idea de usar modelos o bocetos con formas y líneas que tienen una falta inherente de precisión." La idea es que este recurso debe apoyar, no reemplazar, la intuición del arquitecto.

El objetivo final de Chamilothori es ayudar a la arquitectura a desarrollarse más allá de lo puramente visual en algo más fenomenológico. Hay un horizonte donde encontrar nuevas formas de medir los efectos fisiológicos para la comprensión del diseño. 

"Creo que la sensibilidad táctil y térmica podría profundizar inmensamente el sentimiento de presencia en el entorno virtual. (...) podría ser una gran manera de entender cómo la arquitectura influye en la percepción y el comportamiento humano".

 

Formá parte de nuestra comunidad

Seguinos en nuestras redes sociales y descubrí todas las novedades que iluminacion.net tiene para vos.